Los 5 mejores libros para los solteros en San Valentín

Regalar flores y escribir poemas el 14 de febrero puede parecer una festividad relativamente reciente y moderna pero, ¿Sabías que tiene origen en la Roma del siglo III? Todo empezó cuando el emperador Claudio II decidió prohibir la celebración de matrimonios entre los más jóvenes, ya que pensaba que unos solteros sin familia, ataduras, ni vínculos sentimentales serían mejores soldados. 

Al ver esto, un sacerdote llamado Valentín comenzó a celebrar en secreto matrimonios para los jóvenes enamorados. Una acción muy bonita pero que no duró mucho, ya que al enterarse, Claudio II sentenció a muerte a Valentín el 14 de febrero del año 270, alegando desobediencia y rebeldía. 

¿Por qué todas las festividades adorables de hoy en día tienen un origen tan sangriento? Es difícil establecer un motivo, pero lo que sí sabemos es que le debemos esta festividad a la norteamericana Esther A. Howland, que conocía esta trágica historia y en la década de 1840 decidió hacer lo que mejor se les da a los americanos: Comercializarlo. Esther diseñó y vendió tarjetas de regalo con motivos románticos y dibujos de enamorados en la librería que regentaba su padre en Worcester, Massachusetts. Sobra decir que fue todo un éxito.

Así pues, volviendo a los orígenes de San Valentín, recordemos que todo empezó porque Claudio II quería que los jóvenes estuvieran solteros para que pudieran ser mejores guerreros. De los que leéis este artículo, nadie va a ir a la guerra –O eso espero– pero bastantes si que vais a pasar la festividad sin compañía, como Claudio II habría querido. 

(Si os hace sentir mejor, se dice que Claudio II murió mediante el envenenamiento, utilizando setas, por su última esposa, Agripina, así que tal vez él debería haber escuchado su propio consejo y haber permanecido soltero.)

Sea como sea, después de saber todo esto es bastante obvio que la mejor forma de celebrar San Valentín haciendo honor a sus orígenes es tratando temas como amores prohibidos, misiones secretas, asesinatos y traiciones.

Pero como no os vamos a recomendar practicar ninguna de esas acciones en la vida real, os traemos algunos libros de esas temáticas que seguro que os van a hacer más compañía de la que tenéis ahora:

1. La chica del tren de Paula Hawkins, 2015

Rachel es una mujer de alrededor 30 años de edad, devastada por su divorcio, cada mañana toma el tren de las 08:04 hacia Londres. Todos los días el tren se detiene en un semáforo rojo, desde donde puede observar varias casas. En una de ellas vive una pareja a la que Rachel le puso los nombres de Jason y Jess y sobre la que se ha imaginado una perfecta historia de amor. Un día la mujer desaparece. Adicciones, traiciones y oscuros secretos hacen a todos sospechosos.

 

2. El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez, 1961

Historia de injusticia y violencia: un coronel retirado espera la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados… Pero la patria no responde. Durante 15 años, el coronel baja cada viernes a la oficina de correos del puerto con la esperanza de recibir una confirmación, en lo que al dinero se refiere su única esperanza de ganancia es un gallo de pelea, heredado de su difunto hijo, que el coronel ha estado criando en su casa durante varios meses con la intención de hacerlo pelear en enero y obtener un beneficio de las apuestas.

 

3. El monje de Matthew Gregory Lewis, 1796

Leyenda donde destacan pactos demoníacos, violaciones, incesto, el judío errante, castillos en ruinas, la Inquisición española, amores escondidos, traiciones familiares… El compendio gótico por excelencia.

4. ‘Cocinar un oso’, de Mikael Niemi

Mezcla entre dos corrientes de éxito, el thriller sueco y la novela histórica, que nos traslada hasta el verano de 1852 para contarnos una historia de lo más singular. Su protagonista, el pastor Lars Levi, es un holmesiano aficionado a la botánica que pone en duda la versión oficial de una serie de asesinatos que están ocurriendo en los bosques. Parecen obra de un oso, sí. Pero Levi tiene una hipótesis alternativa y muchas ganas de demostrarla.

5. ‘El buen hijo’, de You-Jeong Jeong

En el centro de su trama, la confesión de un chico que sospecha haber matado a su propia madre durante uno de sus ataques de epilepsia. ¿O quizá no fue así? Sólo investigando su propia mente llegará a la solución.

 

Lo que podemos concluir de esta festividad al fin y al cabo es que si celebramos San Valentín estamos ‘cayendo en un consumismo creado por el sistema capitalista donde realmente nos obligamos a demostrar amor para seguir con las etiquetas sociales que nos hemos autoimpuesto.’ y si no lo celebramos, estamos defraudando la memoria del pobre sacerdote Valentín.

No defraudes a Valentín y atrévete a leer alguna de estas obras que te pondrán la piel de gallina aquí.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *