¿Qué es la ironía dramática? ¿En qué ocasiones se usa y para qué sirve en las historias?

La ironía dramática es un recurso narrativo muy importante que se da cuando el espectador/lector sabe algo que el personaje desconoce, lo que provoca que la escena o la situación del personaje sea más intensa y personal para el espectador.

Un claro ejemplo de ironía dramática sería el final de Romeo y Julieta:

Julieta consume una poción con la intención de que parezca muerta durante un tiempo, y el espectador lo sabe, pero Romeo no, él se piensa que Julieta ha muerto de verdad y decide suicidarse. Poco después, Julieta despierta y descubre a su marido muerto. 

Es una ironía dramática porque el espectador sabe algo que Romeo desconoce, que Julieta está viva. Y por ello, cuando Romeo se suicida hace que la escena sea mucho más intensa porque le hace decir al espectador‘¡No, no, qué haces, que tu amada está viva!’

Jugar con la información que saben (y no saben) los personajes y el espectador es una forma esencial de hacer las escenas y las historias mucho más dramáticas, dolorosas, graciosas o temibles. Por eso, la ironía dramática es uno de los recursos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de escribir historias. 

Además, el espectador generalmente disfruta mucho más cuando participa y se le otorga cierto poder sobre los personajes. (‘Wow, yo sé algo, y el protagonista no’)

1. Ironía dramática para hacer comedia.

La ironía dramática puede insertarse en cualquier tipo de historia, situación o género, ya que se basa en la cantidad de información que quieres revelar y a quién, pero aún así hay géneros que le dan mucho más uso que otros.  Por ejemplo, si quieres hacer escenas graciosas, la ironía dramática siempre será tu mejor amiga:

1. Haz que tu protagonista no sepa algo importante pero el espectador sí.

Por ejemplo:

Jack estaba poniendo a parir al director en todos los idiomas. “Es que de verdad,” les decía a sus compañeros de clase, “¿Quién se cree Roger que es? ¿Dios? ¡Pero si aún vive en la casa de sus padres! ¡Seguro que lo único que puede controlar en su vida es a los alumnos!»

Mientras Jack despotricaba, las caras de los compañeros de clase empezaron a palidecer al ver que el director estaba detrás de Jack, escuchándolo todo. 

“Jack…” le intentó advertir Tim, su amigo. “Jack, calla…”

Pero Jack no le escuchó y siguió hablando “¿Encima se piensa que no sabemos que está calvo y que lleva una peluca? He visto mopas más realistas que ese pelo.”

“¿Ah sí?” interrumpió el director, finalmente, haciendo que a Jack se le saltara el corazón del pecho y se volteara. ¿¡Qué hacía el director allí?! “Pues creo que vas a ver mopas durante una buena temporada.”

En este ejemplo, Jack no sabe que el director está detrás, pero nosotros y sus compañeros de clase sí, de forma que la escena adquiere una comedia extra porque hace que nos preparemos para el momento inminente en el que Jack va a descubrir que ha metido la pata.

2. Por el contrario, puedes hacer que todos los personajes secundarios no sepan algo pero el espectador y el protagonista sí.

Por ejemplo:

En la película “Dos rubias de pelo en pecho” toda la trama se basa en una gigantesca ironía dramática: Nadie sabe que dos agentes del FBI negros se han disfrazado de rubias tontas. Solo los propios protagonistas y el espectador lo sabe, y eso hace que todas las escenas sean de pura comedia.

Revelación y reconocimiento de una ironía dramática

La ironía dramática se divide en dos partes: la revelación, y el reconocimiento.

La revelación se produce en el momento en el que el espectador conoce la información que el protagonista o los personajes desconocen. (que el director está detrás de Jack escuchando)

El reconocimiento ocurre cuando el personaje por fin descubre lo mismo que sabe el espectador. (Jack se gira y finalmente descubre lo que ya sabíamos, que el director estaba detrás)

Es importante que existan ambas partes, ya que la primera causa tensión, y la segunda hace que llegue a su clímax y desenlace. Si vemos que el director está detrás de Jack pero Jack nunca llega a enterarse, nos quedaríamos sin reconocimiento y la escena perdería la gracia.

Por otro lado, la revelación y el reconocimiento pueden suceder en la misma escena (Nosotros sabemos algo que Jack no sabe, que el director está detrás, y Jack se entera pocos segundos después) o puede suceder en escenas que están muy apartadas entre si, incluso en el principio y en el final de un libro o película (Nosotros sabemos que los agentes del FBI se han disfrazado de chicas blancas al principio de la película, pero los otros personajes no lo descubren hasta el final)

2. Ironía dramática para hacer terror

Muy simple, es cuando el espectador sabe que el asesino o espíritu está en la casa, pero el protagonista no. Eso hace que de repente la escena sea muchísimo más tensa que si ni el espectador ni el protagonista supieran que hay alguien. 

La ironía dramática es muy útil a la hora de hacer que los lectores se interesen en la historia, porque les damos esa revelación, y ellos esperan ver el reconocimiento. (les hemos enseñado que hay un asesino/espiritu y el protagonista no lo sabe, el lector no va a parar de leer hasta que el protagonista también sea consciente de que hay alguien en su casa.)

Un ejemplo de ironía dramática:

Hannibal es el asesino, nosotros lo sabemos pero Sara no. Hannibal ha invitado a Sara a cenar. La escena de pronto es más terrorífica porque nosotros sabemos que Hannibal intentará comerse a Sara, pero ella no lo sabe.

“La comida está muy buena” dice Sara durante la cena, comiendo un trozo de carne. (oh no)

Hannibal se limpia la comisura de la boca con la servilleta y asiente, “Gracias, la próxima vez trae a tu esposo, me gustaría que estuvierais ambos para cenar.” añade con una leve sonrisa. (ohh noo)

‘¡Se los quiere comer a los dos!’ Hacer ese tipo de diálogos con doble sentido también es algo que ofrece la ironía dramática y que a la gente le encanta, porque solo ellos y Hannibal conocen el chiste, mientras que Sara no se entera. Es como una broma interna entre amigos. 

3. Ironía dramática para hacer romance

La ironía dramática es el pilar de los dramas románticos. Se usa para lo que solemos conocer como ‘Malentendidos amorosos’. Todos odiamos cuando ocurre eso, pero a la vez no podemos parar de leer este tipo de novelas porque necesitamos saber si los personajes van a terminar juntos.

Ironías dramáticas que se suelen usar para historias de romance:

-Carlos quiere a Maria, pero un día Hanna se acerca a él y le besa. Maria ve ese beso de lejos y se va disgustada, pensando que Carlos no la quiere. Solo el espectador sabe que Carlos quiere a Maria y no a Hanna, pero eso Maria no lo sabe.

-Maria está durmiendo. Carlos se acerca a ella y la cubre con una manta. Al despertarse, Maria ve la manta y a su otro amigo David cerca, le pregunta si ha sido él. David se aprovecha y dice que sí. Solo el espectador sabe que ha sido Carlos y que David miente.

-A Maria le preguntan si le gusta Carlos. Maria se pone nerviosa y miente, dice que lo detesta, que nunca estaría con alguien como él. Carlos desgraciadamente lo escucha y piensa que Maria le odia. Solo el espectador sabe la verdad.

-Maria y Carlos están juntos, pero se lo ocultan a David. Solo la parejita y el espectador sabe eso, mientras que David lo desconoce, la ironía dramática es para él.

Como siempre, todos estos casos tienen una revelación y un reconocimiento:

Revelación: Úrsula, un monstruo marino, se disfraza de mujer hermosa e hipnotiza al príncipe Eric, de tal forma que Eric quiere casarse con ella. La Sirenita escucha la noticia de que el hombre al que ama se quiere casar con otra y se pone a llorar. Ella no sabe que Úrsula le ha hipnotizado.

Reconocimiento: La gaviota amiga de Ariel descubre que la mujer hermosa es Úrsula disfrazada y se lo cuenta a Ariel. ¡Ahora todo tiene sentido! Ariel decide parar de llorar e ir a detener la boda.

De hecho, es importante remarcar que una historia puede tener varias ironías dramáticas a la vez. En La Sirenita, Eric no sabe que Ariel es una Sirena pero el espectador sí, al igual que Ariel no sabe que Úrsula quiere destruir su relación con Eric pero el espectador sí, o El Rey Tritón no sabe que Ariel va a la superficie y colecciona objetos humanos pero, de nuevo, el espectador sí.

No hay un límite de ironías dramáticas que puedas meter en una historia, y cuantos más secretos haya entre personajes y que conozca el lector/espectador, más drama habrá en la historia y más interés podrá generar si está bien llevado.

4. Ironía dramática para hacer una historia trágica.

En el libro ‘El niño con el pijama de rayas’ nosotros sabemos que los judíos están en el campo de concentración para ser exterminados por los nazis, pero los dos protagonistas no lo saben, y eso es porque solo son niños pequeños.

Esta ironía dramática está plagada de drama porque nosotros sabemos a lo largo de todo el libro que el niño judío va a morir, y hace que suframos durante toda la historia a la vez que vemos a los dos protagonistas siendo amigos e ignorando el fúnebre futuro que les espera.

Como bien dice el nombre, se puede crear drama fácilmente gracias a la ironía dramática, como por ejemplo:

Vemos como una mujer es asesinada en su casa. Mientras, su marido está volviendo del trabajo muy feliz porque hoy es el aniversario de su boda. Hasta ha decidido comprar flores para su mujer. No sabe lo que le espera cuando llegue a su casa…

Como podemos apreciar, es mucho más dramático y triste que nosotros sepamos que la mujer está muerta pero su marido no lo sepa, ya que todos los buenos actos que él hace mientras no lo sabe, nosotros pensamos ‘Ay, cuando se entere, pobre hombre’.

Si hubiésemos escrito la escena como ‘Hombre compra flores, va a su casa, y descubre a su mujer muerta a la vez que el espectador’ habríamos perdido todo el drama que se crea si nosotros sabemos antes que está muerta.

La ironía dramática puede ser agobiante si no se hace bien.

El cuento de la caperucita roja tiene una gran ironía dramática: Caperucita no sabe que el lobo se ha disfrazado de su abuela y se la quiere comer, pero nosotros sí.

Como es un cuento para niños pequeños, podemos perdonar que caperucita no sepa distinguir una anciana de un animal, pero si no vamos con cuidado, en otras ocasiones las ironías dramáticas podrían hacer pensar al espectador ‘Qué estúpida es caperucita, ¿Cómo no se da cuenta?’

Esa reacción ocurre cuando el espectador sabe algo muy obvio, y el protagonista no, de tal forma que el espectador le pierde el respeto o le coge manía al personaje por no ser tan listo como él y no saberlo. 

Por ejemplo:

Esto ocurre con frecuencia en historias de terror, donde el espectador sabe que la casa está encantada y el protagonista no. Ocurren cosas extrañas y sobrenaturales y aún así el protagonista sigue sin marcharse de la casa, de tal forma que el espectador piensa, ‘¡Qué idiota!’

(esto en comedia no pasa tanto porque ya damos por hecho que los personajes son más tontos de lo normal, por lo que les damos un pase. Pero en historias más realistas puede ser un gran problema.)

Para solucionar eso, es importante tener siempre en cuenta el comportamiento del personaje: Vale, no sabe esa información, pero, ¿Cuánto puede tardar en ver las señales y saberla? Si le das pistas y es un adulto funcional, no debería llevarle mucho tiempo. Si, por el contrario, le das pistas muy claras y las ignora completamente, entonces igual es que no es muy listo, o es poco realista.

Por ejemplo, la ironía dramática de ‘El niño con pijama de rayas’ no funcionaría si los protagonistas fueran adultos, pero al ser niños comprendemos que es normal que no sepan lo que está ocurriendo. 

¿Cómo escribo ironía dramática en mis historias?

Cuando escribas una escena, una conversación, o pienses en el plot de una historia, piensa en la información que estás dando:

¿Seguro que quieres que TODOS los personajes y el lector sepan la misma información? 

¿Preferirías que uno de ellos no lo supiera? 

¿Qué ventajas habría si el protagonista o uno de los personajes no supiera eso, pero el lector sí? 

Si ese cambio hace la historia más interesante, entonces es hora de añadir esa ironía dramática. Solo debes recordar que este recurso es uno de los más usados en las historias que conoces, y que muchas se sustentan directamente sobre la ironía dramática:

Sin ir más lejos, ‘Parásitos’, ganadora de Óscar al mejor guión, basa su plot en una gigantesca ironía dramática: una familia que lentamente se cuela en la casa de unos ricos sin que estos se enteren de que están emparentados.

¿Recuerdas otras historias que se basen enteramente en una ironía dramática?

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *